El Consumo Privado al rescate

La situación económica en la Eurozona lleva todo el año 2019 en el mismo camino. Europa es una economía basada en la exportación y por ello padece las incertidumbres derivadas de guerras comerciales. Esa incertidumbre se convierte en un freno a la inversión y un freno al crecimiento. No obstante el crecimiento todavía es positivo.

El consumo privado es un factor de suma importancia que puede compensar la incertidumbre de los mercados internacionales. En este momento este consumo privado está ganando la partida en la Eurozona.

El Brexit está poniendo encima de la mesa más incertidumbre todavía. En el sector de la automoción (sobretodo el alemán) se ha notado este efecto muy palpablemente ya que la actividad ha tocado fondo y difícilmente va a poder recuperarse a corto plazo con el actual entorno político-comercial.Consumo-privado2

La economía de Alemania tiene un componente industrial fuerte que se está resintiendo del descenso de las exportaciones. No obstante, otros países como Italia o España, que también tienen una base industrial, tienen un comportamiento mejor porque dependen menos de los mercados internacionales. Otra vez el consumo privado interno aparece como salvavidas.

Prácticamente todos los impulsos positivos al crecimiento económico están viniendo de la mano del consumo privado interno. La inversión y la exportación no están aportando crecimiento significativo.

Pero el factor del consumo privado está condicionado por el mercado laboral. La relación entre ocupación y consumo está más que demostrada durante los últimos años.

En España, el mercado laboral adolece de temporalidad e incluso en algunos segmentos, los salarios viven un proceso de depreciación. Todo esto hace peligrar el consumo privado interno del país y se incrementa la dependencia del consumo privado a nivel de Europa. Otra vez la Eurozona hace de salvavidas.

No obstante el consumo privado en la Eurozona da señales contradictorias. Las mediciones de la confianza en la economía de los particulares se mantienen en tendencia positiva decreciente. A pesar de ello, el consumo privado se mantiene en crecimiento consistente.consumo-privado1

¿Qué se prevé para el consumo privado? Pues todo depende de cómo evolucione el mercado laboral. Si el desempleo se incrementa, la confianza y el consumo privado descenderán y, a falta de un entorno comercial positivo, se podría iniciar una espiral negativa. Lo curioso es que actualmente los consumidores tienen una confianza bastante baja en la economía, mientras que tienen una confianza alta en sus finanzas privadas.

En resumen, en la medida en que el mercado laboral no se vea alterado y los precios no se alteren significativamente, el consumo privado interno continuará siendo el salvavidas del crecimiento económico.